Canciller español admite éxito de protesta independentista catalana


Las palabras del ministro llegan no solo tras la multitudinaria cadena humana secesionista, sino también después de que se supiera que Rajoy y Mas mantuvieron a finales de agosto una reunión secreta que, tras casi un año de inexistentes contactos, sirvió para tender un puente entre ambos en el que estarían buscando evitar un choque de trenes frontal entre Cataluña y el resto de España.

imageRotate

Madrid.- Un día después de que una cadena humana recorriera Cataluña de norte a sur reclamando la independencia de la región del noreste de España, el ministro de Exteriores español, José Manuel García-Margallo, admitió hoy el “éxito” de la convocatoria secesionista y abogó por “escuchar a la calle”.

Fue “un éxito de convocatoria, organización, logística y comunicación”, manifestó el jefe de la diplomacia española, reseñó DPA.

Cientos de miles de personas -1,6 millones según el gobierno regional catalán, 400.000 según el español- formaron el miércoles una cadena humana bajo el lema “Vía catalana hacia la independencia”, que en una demostración de fuerza recorrió 400 kilómetros pidiendo la secesión.

El gobierno “tiene que escuchar a la calle”, admitió García-Margallo, que sin embargo puntualizó que no es en ella “donde se hace la política”. Por ello, abogó por un diálogo entre las instituciones.

Lo hizo en medio del desafío soberanista que hace un año lanzó el jefe del Ejecutivo regional catalán, Artur Mas, que en 2014 quiere celebrar una consulta de autodeterminación que el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, rechaza por considerarla ilegal y fuera de la Constitución.

García-Margallo defendió hacer “una reflexión” sobre la organización territorial de España, sin que sea necesario reformar la Carta Magna.

Las palabras del ministro llegan no solo tras la multitudinaria cadena humana secesionista, sino también después de que se supiera que Rajoy y Mas mantuvieron a finales de agosto una reunión secreta que, tras casi un año de inexistentes contactos, sirvió para tender un puente entre ambos en el que estarían buscando evitar un choque de trenes frontal entre Cataluña y el resto de España.

Aunque Mas insiste en que quiere convocar su consulta en 2014, hace pocos días dijo que no lo hará si Madrid no la tolera, y en ese caso convertirá las elecciones catalanas de 2016 en una suerte de plebiscito sobre la independencia.


En una rueda de prensa en Madrid junto a su homólogo portugués, Rui Machete, el ministro de Exteriores español no evitó expresar que ese éxito que reconoce a la cadena humana independentista le produce “una enorme preocupación y una gran tristeza”.

García-Margallo habló de una “desafección” de parte de la sociedad catalana “que ya no quiere seguir siendo española” y abogó por averiguar las causas y convencerla de que fuera de España viviría peor. “La secesión de Cataluña sería una amputación extraordinariamente dolorosa”, manifestó.

Más cauta que el ministro de Exteriores fue la vicepresidenta del gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, que habló también de “escuchar” a los ciudadanos, incluidas las “mayorías silenciosas” que “se quedan en casa”, en lo que se interpretó como un intento de minimizar lo sucedido el miércoles.

“En Cataluña la mayoría silenciosa estaba en la calle. La que se quedó en casa no es la mayoría porque, si no, esta mayoría se manifestaría en las urnas y en Cataluña la mayoría está por la construcción de un nuevo Estado”, le respondió Carme Forcadell, la presidenta de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), la organización civil que convocó la cadena humana.

Para el gobierno regional catalán, las palabras de la vicepresidenta del Ejecutivo español suponen “jugar con las percepciones de forma errónea”. “La mayoría de españoles no ha votado al gobierno español y si hacemos los números así, por esa regla de tres, debería irse el ejecutivo”, dijo su portavoz, Francesc Homs.

Entretanto, la policía detuvo en Madrid a seis personas por el ataque el miércoles por la tarde sufrió la sede del gobierno catalán en la capital española cuando allí se celebraba la Diada, la fiesta mayor de Cataluña, pocas horas después de la cadena humana.

Se trata de cinco hombres y una mujer que pertenecen a organizaciones ultraderechistas. La policía los acusa de lesiones, desordenes públicos, daños y un delito contra los derechos fundamentales.

En el ataque, que fue condenado de forma unánime por partidos políticos e instituciones, cinco personas resultaron heridas leves. Un grupo de unos quince ultraderechistas, algunos con la cara tapada, irrumpió en el acto, lanzó gas pimienta, llevó a cabo destrozos y forcejeó con los asistentes.

(Fuente:  http://www.eluniversal.com/internacional/130912/canciller-espanol-admite-exito-de-protesta-independentista-catalana  y selección de patricia roi jonas)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s