Las madres como referentes afectivas y culturales.

Por  Fausto Segovia Baus

LA SILLA VACÍA Crónicas y reflexiones de Fausto Segovia Baus, educador asertivo, investigador, adicto a la lectura y viajero tenaz. Segovia es responsable de la edición impresa de la revista mensual EducAcción, y antes fue editor-fundador de la revista FAMILIA del Grupo EL COMERCIO. La educación y la comunicación están articuladas para transformar la sociedad, complementadas por una ética civil. Apuesta por un periodismo educativo, ciudadano, científico y crítico. @FaustoSegoviaBa FAUSTO SEGOVIA BAUS


La madre es el ser humano que constituye el centro de la familia quien, junto con el padre, articulan un sistema de formación de personas de gran importancia en el cuerpo social.

Una breve historia sobre el día de la madre. Y un clamor por las madres olvidadas. …

La historia del día de la madre es muy antigua. Comenzó en Grecia y en nuestros días se ha consolidado gracias a la lógica del mercado y la sociedad de consumo. Pero el sentido de la celebración se mantiene: recordar a las madres del mundo y sus aportes a la humanidad.

• Fecundidad – Según la historia, el día de la madre nació en Grecia. Rhea, considerada la madre de los dioses Zeus, Poseidón y Hades, así como de Júpiter, Neptuno y Plutón, entre otros, era el centro de esta fiesta pagana que reunía a personajes importantes para honrar la fecundidad. En Roma, en cambio, los homenajes se dirigieron a Hilaria, una mujer de extraordinaria belleza, quien recibía ofrendas de sus súbditos en el templo de Cibeles.

• La maternidad en América –  En el mundo andino la fecundidad fue reconocida como un valor universal que transcendía a la muerte. Las figuras de las ‘Venus de Valdivia’, en el actual Ecuador, son representantes de una cultura cerámica de gran esplendor, que simbolizaba el papel de las mujeres en sociedades organizadas a través de la agricultura y el culto a la tierra. La madre tierra o Pachamama tuvo un significado cultural de gran trascendencia antes de la llegada de los españoles a América. En México los aztecas honraban la maternidad, de manera especial a la madre de Huitzilopochtli o el sol, llamada diosa Coyolxauhqui o Maztli, representada por la luna. Este culto fue una característica esencial de las culturas precolombinas antes de la conquista, donde se mezclaron de manera evidente la mitología indígena que relataba la creación del mundo. La maternidad tenía entonces gran importancia;  era considerada una diosa, a quien le ofrecían sacrificios y hermosas esculturas de oro y plata.

• Inglaterra y USA – ​ El origen del día de la madre, según los historiadores, se remonta al siglo XVII, cuando se estableció el denominado ‘Domingo de la Madre’, que reunía a los siervos y empleados de los palacios para compartir comida –generalmente pasteles- y otros objetos con sus madres en su único día libre, en bosques y praderas cercanas a los castillos. Si bien esta costumbre se difundió en Europa, los colonos ingleses llevaron la tradición a tierras estadounidenses, y el ‘Domingo de las Madres’ se celebró por primera ocasión en el otoño de 1872, en Boston, gracias a la iniciativa de Julia Ward Howe, joven escritora, quien organizó un programa pacifista para recordar a las madres que fueron víctimas de la guerra por ceder sus hijos al ejército. Y estas fiestas bostonianas quedaron pronto en el olvido.

• Fiesta nacional – Más tarde, gracias al empuje de una mujer, Ana Jervis, que había perdido a su madre, en Grafto, Virginia, en 1907, el día de la madre cobró vigor inusitado, al iniciarse una campaña nacional para establecer un día especial dedicado a las madres estadounidenses. Jervis –dice la historia- envió centenares de cartas a políticos, líderes, personajes, religiosos, abogados, maestros y ciudadanos en general para consagrar un día para las madres, al conmemorarse el segundo domingo de mayo, un aniversario de su madre. Las respuestas fueron magníficas, y en 1910 el día de las madres se extendió por todos los Estados Unidos. Y una vez que el Presidente Woodrow Wilson firmara la proclamación del Día de la Madre como fiesta nacional, se reguló el festejo que, hoy en día, tiene el carácter universal. En Iberoamérica, la fiesta de las madres está vinculada a la celebración de María, madre de Jesús, conocida como Inmaculada Concepción. El santoral católico ha ubicado esta festividad el 8 de diciembre, fecha que algunos países como Panamá identificaron como el día de las madres. Sin embargo, en la mayoría de países –incluido el Ecuador- se mantiene el segundo domingo de mayo para esta singular festividad.

• Necesidad de reivindicación – Con este motivo es bueno repensar no solo en las madres de ‘carne y hueso’, es decir, en aquellas que parieron con dolor y se consagraron a cuidarnos desde aquel momento crucial de la existencia, sino en la maternidad como un hecho natural, pues forma parte inseparable de la humanidad y es la razón de ser del género humano. La hipótesis es que la maternidad –pese a las loas y expresiones de bienestar en estas fechas- ha sido uno de los conceptos más manipulados y mal utilizados. En la práctica, la maternidad no ha sido debidamente reivindicada ni reconocida por la sociedad, aunque el discurso sea diferente. Es lamentable, por ejemplo, escuchar en casi todos los escenarios el vocablo ‘mujer-madre’ como parte de un lenguaje vulgar, donde los órganos genitales prevalecen o la condición prostituida de ciertas mujeres, que vieron la necesidad de vender su cuerpo a cambio de unas monedas. La maternidad tiene una misión trascendental; por ello merece respeto, consideración y garantía, para que su vida y la vida de los que están por nacer, tengan la debida protección de la sociedad. Y no solo en el discurso; en las actitudes y comportamientos. Por esta razón es necesario desacralizar el término ‘mujer’, quitarle ese ofensivo carácter sinónimo de ‘pecado’, ‘tentación’ y otros calificativos que indilgaron/endilgaron a las mujeres desde tiempos inmemoriales, en nombre de preconceptos y atavismos que significaron formas de sumisión y escarnio. La mujer en el buen sentido es sinónimo de madre, y la madre encarna en todas las culturas vida, gestación, fertilidad, fecundidad.

La madre es el ser humano que tiene una elevada misión –junto a la del padre- y se orienta básicamente a formar personas. Y esta misión es connatural y esencial, independientemente de su condición social económica, política o cultural. No importa el estado civil para ser una madre; tampoco su posición laboral o su ejercicio profesional. ¡Una reivindicación de la mujer es urgente!

• Madres anónimas – Por eso nuestro recuerdo especial a las madres anónimas, aquellas que no han sido visibilizadas por la sociedad y por los medios de comunicación. Aquellas que tienen su propio espacio de realización en el afecto hacia sus hijos, aunque de ellos, en ocasiones, no exista una tarjeta, una flor o un mensaje electrónico. Aquellas madres olvidadas en los propios hogares, en las cárceles, en los asilos y en aquellos lugares donde los hijos e hijastros esperan que mueran pronto ‘para que ya no molesten’. Aquellas madres anónimas –entre ellas, las madres solteras, las madres abandonadas y pobres con hijos adinerados- que decidieron tener a sus hijos aún a sabiendas de ser reprimidas por una doble moral o doble estándar social. La sociedad debe mucho a las madres. Sería bueno que la sociedad se acerque a estas mujeres no con dádivas, sino, fundamentalmente, con cariño. Sí, con mucho cariño. Y protección.

• No es solo cuestión de genes – Mucho se ha hablado y escrito sobre las madres. Sobran los poemas, las tarjetas, los regalos y los numerosos objetos que ofrece el mercado para recordar a las personas que nos dieron la vida, y que por algunas razones han quedado en el ostracismo. La madre –para Carl Gustav Jung psiquiatra, psicólogo y ensayista suizo, figura clave en la etapa inicial del psicoanálisis- es el mayor referente que tiene la humanidad, porque es el ser que encierra lo más significativo, lo más sensitivo y lo más grandioso que tiene el ser humano. Su marca es demasiado fuerte porque la madre impregna no solo la impronta biológica –nueve meses nos tuvo en su cuerpo-, sino psicológica, social y cultural. Y no es cuestión exclusivamente de genes –que sí nos transmiten- sino de aquella indescifrable dependencia afectiva –a veces exagerada, según los especialistas- que tenemos hacia la madre mediante un sentimiento diferente, excepcional, mezcla de agradecimiento, de gratitud o de ambas, que confluyen en una palabra maravillosa: amor.

• Memoria del corazón- Se ha dicho –y vale la pena repetirlo- que la madre es el núcleo de la familia. Y cuando vive la madre en ocasiones no nos damos cuenta del tesoro que tenemos cerca, y cuando la perdemos, los recuerdos dan sentido a la pérdida aunque es irreparable. Es bueno amar a las madres como son -ni más ni menos- porque el hecho de ser madres las han convertido en verdaderas heroínas de la vida, en continuadoras del don natural de la trascendencia, y en colaboradoras de Dios. Sería interesante que los hijos se acuerden de sus madres –vivas o muertas-; que recuperen la memoria del corazón, y busquen no objetos para obsequiarlas sino mejorar las actitudes con ellas para halagar –no un día sino todos los días del año- a las madres biológicas y a las que no lo son, para que se sientan sanas mental y físicamente, con esperanza y dueñas de su propio futuro, autónomas en lo económico, y capaces para seguir sus proyectos de vida.

(Fuente:  Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección:http://www.elcomercio.com/blogs/la-silla-vacia/madres-referentes-afectivas-culturales.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com – selección de Patricia Roi Jonas)

HISTORIA DEL PRIMERO DE MAYO

“Entre los años 1700 y 1800, el descubrimiento del motor lograba transformar la energía de la naturaleza en movimiento. Su combinación con otras herramientas dio como resultado la invención de las máquinas. Tales avances tecnológicos, sumados a la acumulación de grandes cantidades de dinero en pocas manos que se invirtió en la compra de dicha maquinaria, junto a la migración de personas del campo a la ciudad buscando nuevas oportunidades y al crecimiento de la población en general, crearon las condiciones para la producción y el consumo masivo de productos, haciendo surgir las fábricas.

¿Trabajar para vivir o vivir para trabajar?

Con el surgir de la industria, saltan a la historia miles de mujeres hombres y niños, quienes sin ser dueños ni de tierras para la agricultura ni de maquinaria de trabajo, no les quedó más opción que trabajar en las fábricas, vendiendo sus fuerzas para realizar los trabajos necesarios para operar las rústicas máquinas, a cambio de un salario. El trabajo físico era desgastante, se realizaba en jornadas superiores a las 15 horas diarias en fábricas inhóspitas. Algunos dueños de las mismas, preferían, por razones de economía, contratar a mujeres y niños a quienes pagaban aun menos. El salario era bajo e inseguro. Tampoco existían leyes de Seguridad Social, ni de accidentes o Riesgos del Trabajo. En ciertos casos, las condiciones de las viviendas de estas y estos trabajadores eran insalubres y favorecían las enfermedades. Para finales del siglo diecinueve (años de 1800 a 1900) Chicago no era la excepción. Por el contrario, era ahí donde existían las peores condiciones de trabajo y de vivienda. Estados Unidos desarrollaba su industria, y esta ciudad recibía cada año por ferrocarril de este y oeste, a miles de ganaderos desocupados además de grandes cantidades de inmigrantes de otras partes del mundo. Se habían creado así humildes barrios urbanos donde vivían cientos de miles de trabajadores empobrecidos.

Entre 1880 y 1890, los trabajadores en EEUU se inician a organizar en sindicatos, buscando mejorar sus condiciones de trabajo. En 1884 se celebró en Chicago el Cuarto Congreso de la Federación Americana del Trabajo, ahí bajo el lema “ocho horas para trabajar, ocho horas para descansar, y ocho horas para la casa”, acuerdan defender el derecho a la jornada de ocho horas laborales, fijando el 1 de mayo de 1886 como fecha límite. Si luego de este día no se respetaba dicha jornada de trabajo los trabajadores suspenderían labores e irían a huelga general hasta que los patronos la aplicaran.

La indignación ha llegado a las fábricas.

La fecha límite se aproxima y la jornada de ocho horas no se ha cumplido. Las organizaciones sindicales planean manifestaciones para exigir su aplicación. El 1 de mayo de 1886 se convoca a huelga general. Más de 50 mil trabajadores de distintas fábricas acudieron al llamado. La organización de los trabajadores ha desafiado el poder de los dueños de las fábricas y estos están dispuestos a impedir el desafío, inclusive con violencia. Al día siguiente, las movilizaciones llegan afuera de la fábrica McCormick. Sus dueños impiden la organización y han despedido cerca de mil trabajadores. Los discursos son interrumpidos por provocadores, la policía en ese momento dispara contra los trabajadores indefensos, dejando seis muertos y decenas de heridos.

La indignación se apodera de las calles de Chicago.

El 4 de mayo de 1886, miles y miles de trabajadores se concentran en los alrededores de la plaza del mercado (Hymarket Square ) para repudiar la represión. Al terminar los discursos, la policía de nuevo arremete disparando contra la muchedumbre, intentando dispersarla. Hay trabajadores muertos, en medio de la confusión estalla una bomba y muere un policía. Hay arrestos masivos y los principales dirigentes del movimiento por las ocho horas son arrestados; se les acusa de ser autores del atentado. En junio de ese año (1886) inicia su juicio (hoy reconocido como injusto), un proceso lleno de irregularidades. Aunque nada se prueba en su contra, en agosto de 1887 se les declara culpables de atentar contra el orden establecido; el siguiente noviembre son ahorcados. Todos lo saben: la explosión de la bomba fue solo un pretexto; les han dado muerte en castigo por organizar a miles de trabajadores en demanda de condiciones laborales más dignas, eso amenazaba intereses de industriales y conservadores dentro del gobierno.

No pudieron ahorcar sus ideas.

¿Ha visto usted el último gesto, en la cara de alguien a punto de morir por defender sus ideas? Los periódicos de la época (1887) no privaron a la audiencia de este reality show en el que la cruda realidad, una vez más le ganara a la ficción: “…salen de sus celdas. Se dan la mano, sonríen. Les leen la sentencia, les sujetan las manos por la espalda con esposas plateadas, les ciñen los brazos al cuerpo con una faja de cuero y les ponen una mortaja blanca como la túnica de los catecúmenos cristianos… abajo la concurrencia sentada en hilera de sillas delante del cadalso como en un teatro… plegaria es el rostro de Spies, firmeza el de Fischer, orgullo el de Parsons, Engel hace un chiste a propósito de su capucha, Spies grita que: la voz que vais a sofocar será más poderosa en el futuro que cuantas palabras pudiera yo decir ahora… los encapuchan, luego una seña, un ruido, la trampa cede, los cuatro cuerpos cuelgan y se balancean en una danza espantable…”

La cita anterior, forma parte de la cobertura que José Martí, corresponsal en Chicago de un diario de Buenos Aires, diera de la escena. La descripción de gestos, se refiere a la ejecución pública que el 11 de noviembre de 1887 se hiciera de August Spies (alemán, 31 años, periodista), Adolph Fischer (alemán, 30 años, periodista) Albert Parsons (estadounidense, 39 años, periodista), y Georg Engel (alemán, 50 años, tipógrafo); Louis Linng (alemán, 22 años, carpintero) se había suicidado antes en su propia celda…¿La idea por la qué los ahorcaron? ¡El derecho a no trabajar más de 8 horas diarias!

La Segunda Internacional (Federación de organizaciones sindicales y partidos de trabajadores, fundada para la coordinación internacional de los mismos en busca de mejores condiciones laborales), dictamina en su primer congreso, realizado en Paris (1889), conmemorar internacionalmente el 1 de mayo de cada año como “Día del Trabajador”. Desde 1890, sindicatos y partidos de trabajadores realizan manifestaciones por todo el planeta, pidiendo la jornada de 8 horas, mejores condiciones laborales y mostrando fraternidad internacional entre trabajadores. Así es como, gracias a lucha de las y los trabajadores de la época, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en su primera sesión (Chicago 1919) determina en la Primera Convención Internacional del Trabajo la jornada de 8 horas diarias y 48 semanales, lo cual se incluyó en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

(Fuente: Por César López Dávila / Apuntes para soñar y resistir y selección de Patricia Roi Jonas)

DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER

En vísperas del Día Internacional de la Mujer quiero decir que en estos días he estado pensando que las personas que pasamos los 70 años, ingresamos a lo que yo llamo etapa geriátrica.. 

Resultado de imagen para flores

La Geriatría es una interesante especialidad médica – como muchas otras  – dedicada al estudio de la prevención, el diagnóstico, el tratamiento y la rehabilitación de las enfermedades en las personas  adultos mayores o de la tercera edad, como le llaman algunos autores.

Resultado de imagen para flores

La Geriatría resuelve los problemas de salud de los ancianos en el área hospitalaria y en la comunidad; sin embargo, la Gerontología estudia los aspectos psicológicos, educativos, sociales, económicos y demográficos de los adultos mayores o de la  tercera edad.

Resultado de imagen para flores

Nunca está muy claro,  según mi opinión, desde el punto de vista de la naturaleza humana cuando uno ingresa a la “tercera edad”, creo que no es igual para todos.. Algunas personas pensamos, creemos que la tercera edad empieza con la jubilación, o sea, en Chile a los 60 años  de edad de la mujer y el hombre a los 65 años..  Podríamos pensar también que la tercera edad para la mujer empieza cuando  empieza y termina la menopausia  o climaterio, aunque ese principio y fin es bastante variado..  se dice que “normalmente” el término de la ovulación de las mujeres ocurre entre los 40 y 50 años..aunque  se conocen casos de mujeres que tienen hijos a los 60 años o más, lo que para nosotros es rarísimo, no  lo es en la India rural. Aunque creo que es más común que un hombre de 60 años o más pueda engendrar hijos. 

Resultado de imagen para flores

Yo creo que el camino de la vida es único para cada persona..yo recuerdo mi infancia, pubertad, adolescencia y adultez joven o menor  y ahora mi adultez mayor  antes de llegar a ser una anciana..

Resultado de imagen para flores

Yo pienso que el ser humano tiene una vida antes de nacer, un prenatal de 9 meses de la mayoría de los seres humanos aunque algunos nacen a los 7 u 8 meses y otros se retrasan algunos días en su nacimiento.  Después empezamos a caminar justo al año o año 2 meses “normalmente”, nuestra pubertad llega con la ovulación en el caso de las mujeres, la mía fue a los 11 años de edad y mi madre me dijo  en esa ocasión que a esa edad yo era ya una mujer porque podía tener un hijo..y agregó cuídate, aunque no me dijo de que tenía que cuidarme;  luego la pubertad y adolescencia que se extiende  según criterio a veces hasta los 25 años, donde entiendo  ya somos adultos.. porque a esa edad aparecen las “muelas del juicio”.   Y así prosigue nuestra adultez  hasta ser mayores  o de tercera edad.   Y yo tengo otra idea, cuento mi tercera edad por promedios de vida…en Chile por ejemplo el promedio o mejor dicho la esperanza de vida  de una mujer es de 83 años y los hombres 79…bueno al parecer la gente  hoy vive más tiempo en nuestro país.  Sin embargo  al haber alcanzado mi adultez mayor  yo cuento  períodos de 10 años.. mi primero, segundo o tercer promedio de vida o esperanza de vida,  antes de alcanzar los 100 años, porque creo que hoy se pueden alcanzar los 100 años y es donde empieza realmente la ancianidad..anciano = 100.  No les parece fantástico  ?   

Resultado de imagen para flores

Feliz Día Internacional de la Mujer!!!

Patricia.

 

 

El movimiento feminista prepara una huelga internacional de mujeres para el 8 de marzo

Autor:  Marta Borraz

Los paros convocados en Argentina y Polonia a finales de 2016 han llevado a decenas de países a coordinarse para realizar una acción global el próximo Día Internacional de la Mujer

En España, que parará de 12.00 a 12.30 del mediodía, aún se están definiendo las líneas de actuación y las reivindicaciones concretas de la movilización

En unos países las mujeres abandonarán sus puestos de trabajo y las tareas del hogar durante unas horas del día y en otros durante toda la jornada

Realizan un paro en Argentina contra la violencia machista antes de la masiva marcha

Manifestación en Argentina contra la violencia machista el pasado 19 de octubre EFE

 

La llama prendió el 3 de octubre, cuando las mujeres polacas llenaron las calles de Varsovia y otras tantas ciudades  contra el proyecto que preparaba el Gobierno y que endurecía ya la restrictiva ley del aborto en Polonia. Lo bautizaron “lunes negro” porque las mujeres se vistieron de este color para abandonar sus puestos de trabajo –y las tareas del hogar– y manifestarse por sus derechos.

Poco después, el día 19 del mismo mes, el brutal asesinato de una joven de 16 años en Argentina lanzó a las calles a miles de personas  siguiendo la estela de las manifestaciones convocadas por el colectivo Ni Una Menos en 2015 y 2016. Las mujeres, vestidas de negro, protagonizaron un paro de una hora contra la violencia machista, que en Argentina asesina a una mujer aproximadamente cada 30 horas. 

La coincidencia de las movilizaciones en el mismo mes preparó el caldo de cultivo de un llamamiento internacional convocado para el próximo 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer. Decenas de colectivos de más de 30 países, entre ellos España, están organizando una huelga internacional de mujeres, tanto en el ámbito productivo como en el de cuidados.

Consiste en abandonar sus puestos de trabajo de manera voluntaria y dejar de encargarse de las tareas del hogar para protestar contra la violencia machista, las agresiones sexuales, el acoso o la brecha salarial. Las reivindicaciones son múltiples, “todas aquellas que atraviesan la vida de las mujeres por el hecho de serlo”, señala Laura Salomé, activista de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto legal, seguro y gratuito en Argentina.

Así echó a andar el Paro Internacional de Mujeres

A las manifestaciones y paros en Polonia y Argentina se unió  la  Women’s March estadounidense del 21 de enero contra la investidura de Trump, que agitó el panorama mediático y situó como sujeto político de las movilizaciones a miles de mujeres reivindicando sus derechos. “Fueron movimientos enormes y multitudinarios, pero ante todos nos preguntábamos ‘¿y ahora qué’, ‘¿qué más’?”, resume la feminista Klementyna Suchanow desde Varsovia. 

Antes de la masiva marcha contra el presidente de Estados Unidos, que tuvo réplicas en todo el mundo y contó con el doble de asistentes de lo previsto, el ambiente de creciente movilización ya había llevado a las convocantes del “lunes negro” polaco a contactar con el movimiento feminista Ni Una Menos, que lanzó la propuesta a otros países latinoamericanos de organizar una acción conjunta. A finales de octubre del año pasado ya la habían denominado “Paro Internacional de Mujeres”.

A Argentina y Polonia se han sumado decenas de países como Alemania, Bolivia, Islandia, Portugal, Turquía, Ecuador, Reino Unido, Costa Rica, Honduras o Italia, y el número de adhesiones crece cada día. Cada uno está definiendo las líneas de actuación, las demandas principales, los lemas y el modelo de paro que se llevará a cabo: en unos se abandonarán los puestos de trabajo durante unas horas determinadas, en otros durante todo el día.

El carácter internacional del feminismo

En unos lugares la huelga estará enfocada al empleo remunerado, al ámbito productivo, y en otros se extenderá además al de cuidados. Es decir, las mujeres, que realizan mayoritariamente las tareas del hogar, dejarán de encargarse por un día con el objetivo de abrir la puerta de atrás de la economía y visibilizar que los cuidados constituyen una parte fundamental del sostenimiento de las sociedades. “Si nuestro trabajo no vale, produzcan sin nosotras”, resumen las activistas argentinas.

En España –de momento se está organizando en Madrid y Barcelona– el paro se realizará de 12.00 a 12.30 del mediodía y será de carácter total: productivo y de cuidados. Las asambleas que se están celebrando siguen definiendo las reivindicaciones concretas que se harán en cada país. En Argentina, por ejemplo, se centrarán en los feminicidios, la inseguridad del aborto, y la desigualdad en el acceso al empleo.

Pero “más allá de la coyuntura individual de cada territorio hay un sistema político, económico y sociocultural que nos oprime en todo el mundo y al que aspiramos a subvertir”, apunta Salomé. Para Noa, activista española que está participando en las asambleas que se celebran en Madrid, la novedad es “el intento de unificar la lucha a nivel mundial”, que confiere un carácter internacional al feminismo.

Asegura que la articulación del paro, al que califica de “éxito”, se está haciendo vía Facebook, donde ya hay varios grupos y convocatorias de la acción y sostiene aunque cada país defina sus reivindicaciones, hay un hilo conductor común. “Ya no son las mujeres polacas, ‘que están locas’, como nos dijeron, tampoco solo las argentinas. Somos todas”, resume  Suchanow.

MÁS INFO

(Fuente:  http://www.eldiario.es/sociedad/movimiento-feminista-prepara-internacional-mujeres_0_613139416.html  y selección de patriciaroijonas)

UN SALUDO DE NAVIDAD

Resultado de imagen para navidad

“La Navidad es por un lado una celebración religiosa, pero también es la época del año en que dejamos un poco de lado las preocupaciones cotidianas, para reavivar el espíritu de solidaridad, de renacer en las buenas acciones, y hacer llegar a nuestros amigos, familiares y conocidos, nuestros mejores deseos.

“Pero con la prisa del día a día, expresar los mejores deseos se vuelve a veces un monótono repetir la misma frase de “Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo”, que no refleja el verdadero espíritu de la época y lo que sentimos en nuestros corazones.

Sin embargo deseo decir…”Que sea esta Navidad motivo de muchas felicidades y que tengáis unas Fiestas maravillosas junto a los que compartimos, todo el año, momentos hermosos!

¡Que en estas Fiestas renazca el amor y la luz de la esperanza! … Y que la esperanza se transforme en maravillosa realidad.
¡Felices Fiestas queridas amigas y queridos amigos!